Otra visión del mundo

Según reportes periodísticos a la marginación por raza, color y origen se suma el rechazo a familias con niños. En Montreal hay más de 60 mil familias que viven hacinadas en viviendas pequeñas


Redacción Crónica Norte/ Communivision Canada
MONTREAL, (CPN News).— La discriminación de dueños de edificios y viviendas hacia quienes buscan un alojamiento y tienen niños o bien son inmigrantes de algunas minorías ha crecido, según dos investigaciones periodísticas y los estudios hechos por grupos de defensa de inquilinos en esta ciudad.

“Si tenemos hijos pequeños es muy difícil lograr un alquiler, pues los dueños nos dicen que con niños no nos rentan: es más fácil si se tiene una mascota”, se queja entre risas y luego, con rostro de decepción Karim, de origen árabe y quien vive en un sótano muy pequeño con sus gemelos de cinco años y su esposa, en un reporte especial de Radio-Canadá.

Los resultados de estas investigaciones demuestran de manera contundente que hay discriminación en la búsqueda de vivienda en esta urbe “y puede ser aún más difícil para las personas de color”, afirma la periodista Alexis Magnaval, en un reportaje para Québecor y su grupo de medios.

“Según testimonios de algunos inquilinos, así como una investigación que hemos hecho, algunos propietarios no dudan en discriminar a quienes buscan un alquiler, según su origen, aunque esto sea ilegal”, agrega Magnaval en su reportaje.

Rechazo por raza, color y origen

Muchos de los dueños de edificios, en su mayoría de origen quebequense, italiano y portugués, no dudan en rechazar a quienes les solicitan alquilar algún apartamento ofrecido en renta. El equipo de reporteros de Quebecor hizo un experimento con tres buscadores de vivienda, con nombres hipotéticos, en llamadas telefónicas o comunicaciones por Internet a diversas personas que ofrecían un alojamiento en alquiler.

Se enviaron más de 170 solicitudes a anuncios de apartamentos en el sitio de Internet Kijiji en Montreal y las ciudades de Quebec y Trois-Rivières. Se usaron los nombres de los tres solicitantes de apartamento de acuerdo con diferentes orígenes: quebequense, africano y asiático. François Tremblay, Pacôme N’Diaye y Dounia Zounji. El que obtuvo mayor nivel de aceptación para tomar el alojamiento fue François Tremblay, según esta investigación. Los demás en su mayoría fueron rechazados, tan solo por su origen.

El colectivo de defensa de inquilinos, Reagrupamiento de Comités de Vivienda y Asociaciones de Inquilinos de Québec (RCLALQ), a través de su portavoz Marjolaine Deneault, señala que cada año su organismo recoge decenas de testimonios de quejas por la discriminación que sufren muchas personas de parte de los dueños de edificios.

Sin embargo, se presentan pocas quejas, por la falta de tiempo o de conocimiento de las leyes, por parte de los inmigrantes.

Desde abril de 2017 —afirma el reporte especial de Quebecor—, la Comisión de Derechos Humanos y de la Juventud, de Quebec, (CDPDJ), ha identificado 123 denuncias por este tipo de discriminación.

No quieren árabes ni negros

Según el mismo reporte, una residente del área metropolitana de Montreal, quien habló bajo condición de anonimato por temor a represalias, denunció que ha sido testigo del racismo del dueño del edificio donde vive, quien “rechaza a los árabes, los negros y a otros inmigrantes”. 

“No niños”: otra forma de segregación

Encontrar un alojamiento suficientemente grande en Montreal es cada vez más complicado para las familias con infantes. Hay escasez, precios disparados y, a veces, una forma de discriminación: propietarios que no quieren alquilar a personas con niños, según el informe de Mathieu Prost para Radio-Canadá.

Recientemente se realizó en el distrito de Parc-Extencion una manifestación para denunciar la discriminación de los dueños de edificios hacia personas con niños o inmigrantes negros, árabes o latinoamericanos. Uno de los colectivos organizadores fue Comité Bails (Base, Action, Information et Logement). 

En Montreal hay más de 60 mil familias hacinadas en viviendas muy pequeñas. Si se es inmigrante se corre un riesgo cuatro veces mayor de sufrir esta situación. Y la pandemia ha complicado las cosas, afirma la investigación de Radio-Canadá.

Una situación inaceptable e ilegal: Ville de Montreal.

“Esta situación de discriminación es completamente inaceptable e ilegal y se debe denunciar”, afirma en este reporte especial, Robert Beaudry, responsable de la Administración y Planificación Inmobiliaria de la Habitación, del gobierno de la ciudad de Montreal.

Se trata de una forma de discriminación contraria a la ley y a la carta de los derechos de las personas, agrega. 

Según nos ilumina el abogado Julien Delangie, especialista en derecho de vivienda, consultado en la misma investigación, el artículo 1899 del Código Civil de Quebec dice que: “Un arrendador no puede negarse a celebrar un contrato de arrendamiento con una persona o a mantener a la persona en sus derechos o imponer condiciones más onerosas a la persona, por el solo motivo de que la persona esté embarazada o tenga uno o varios hijos, a menos que la negativa esté justificada por el tamaño de la vivienda”.

El número de casos de demanda por racismo contra propietarios de edificios, por la presencia de infantes, subió en este último año de la pandemia, 2020-2021, más que en el trienio 2017-2020, revela Radio-Canadá.

“Esto no es más que la punta del iceberg”, afirma en la misma investigación Myrlande Pierre, vicepresidente del Mandato de la Carta, de la Comisión de los Derechos Humanos y de la Juventud.

Recursos de defensa para los inquilinos

“La discriminación durante la búsqueda de alojamiento es ilegal. Hay recursos que pueden utilizar los inquilinos”, informa por su parte el FRAPRU, Frent d’Action Populaire en Réaménagement Urbaine / Frente de Acción Popular en Reurbanización, en su página www.frapru.qc.ca/discrimination-2021/

E ilustra:

“En Quebec, un propietario no puede negarle la vivienda en función de su edad (incluida la de sus hijos), su estado civil, su condición social (ocupación o fuente de ingresos); sexo, orientación sexual, identidad o expresión de género; raza, color, origen étnico o nacional; idioma, religión, discapacidad, creencias políticas. Si esto le ha sucedido, sería mejor que alguien más lo acompañe cuando visite una casa; posiblemente para poder testificar (ante los tribunales)”.

“Si es posible que haya sido discriminado por estas causas, solicite rápidamente una intervención de la Comisión de Derechos Humanos y de la Juventud (CDPJQ). Podría obtener una resolución rápida de la situación”.

Para denunciar la discriminación de un propietario, la CDPJQ ofrece un número telefónico para ponerse en contacto con dicha Comisión de Derechos Humanos y hacer una denuncia. Es confidencial y gratuito: 1800 361-6477.

lunes, noviembre 29, 2021 Canadá
lunes, noviembre 29, 2021 Canadá
lunes, noviembre 22, 2021 Canadá