Otra visión del mundo

Entérese de lo que Francisco I no dijo y lo que se disimuló o se pretendió ocultar durante su visita de seis días a Canadá, lo que él llamó “peregrinaje penitencial”.  Análisis de Paco Ortiz Velázquez


Por Francisco Ortiz Velázquez.
Crónica Norte / CMVS Communivision Canadá.

MONTREAL 31 de julio 2022.— Francisco I se fue. Regresó a su trono Vaticano. Pero dejó en Canadá una sociedad dividida en opiniones, incluso entre los autóctonos. No vino a cicatrizar heridas, sino a reabrirlas.

El papa Francisco I vino a Canadá con sus 85 años a cuestas para cumplir una visita calificada de histórica, en la cual pidió perdón a diversas comunidades autóctonas en tres provincias de este país, Alberta, Quebec y Nunavut, por las atrocidades y abusos cometidos durante más de 150 años por religiosas y religiosos católicos contra miles de aborígenes, sobre todo niños y jóvenes, sometidos en internados.

Ante jefes y habitantes de las Primeras Naciones de Canadá, descendientes y sobrevivientes de esas escuelas residenciales que fungieron como campos de concentración, el Sumo Pontífice les ofreció excusas. Dijo que la asimilación forzada de los pueblos nativos a la sociedad cristiana destruyó sus culturas, separó a sus familias y marginó a generaciones de formas que todavía se sienten hoy.

MOMENTO HISTÓRICO

Fue, se dijo en los medios, un momento histórico en que pidió perdón, lo que ningún Papa había hecho y luego que el Vaticano durante mucho tiemoo se negó a realizar.

Fue el lunes 25 de julio en la ex escuela residencial para niños autóctonos, Ermineskin Indian Residential School, en Maskwacis, cerca de Edmonton, Alberta: “Estoy dolido. Pido perdón en particular por el modo en que muchos miembros de la Iglesia y de las comunidades religiosas cooperaron, también por medio de la indiferencia, en esos proyectos de destrucción cultural y la asimilación forzada de los gobiernos de la época que finalizaron en el sistema de las escuelas residenciales”.

Ese mensaje, como casi todos en su gira penitencial, Francisco I lo leyó en español, mientras los traductores lo daban a conocer en inglés y francés,  así como en lenguas algonquin, atikamekw, cree, dene, innu, inuktitut, michif, mi’kmaw, mohawk, ojibway y Witsuwet’inro, detalló Radio-Canadá.

EL SILENCIO Y LOS RECLAMOS

Sin embargo, esto fue lo que el Sucesor de San Pedro, no dijo y que muchos pobladores y jefes autóctonos le reclamaron y lo que diversos analistas, académicos y líderes de opinión de las Primeras Naciones, resaltaron.

Lo resumimos en siete puntos:

Al menos, siete temas que el pontífice no tocó durante su visita. 1.— Castigo a culpables ni apertura de los archivos vaticanos, 2.— Encubrimiento a la Iglesia, 3.— Devolución de tierras y robos, 4.— Compensación a víctimas, 5.— Doctrina del Descubrimiento, 6.—Genocidio y 7.— Daño psicológico y heridas reabiertas.

SIN CASTIGO A CULPABLES

1) Francisco I pidió perdón pero no solucionó nada. No ofreció hacer investigaciones ni acciones  concretas, eclesiásticas (como la identificación, la destitución o incluso la excomunión de religiosos), ni habló de procesos judiciales en contra los ministros católicos, perpetradores de abusos sexuales contra niños indígenas.

ARCHIVOS VATICANOS

En este mismo contexto, no respondió a las peticiones de liberación de los archivos vaticanos, que contienen documentos incriminatorios para reabrir muchos casos, a fin de que las comunidades autóctonas afectadas tengan pruebas para encontrar y procesar a los responsables que permanecen escondidos.

ENCUBRIMIENTO A LA IGLESIA

2) Pidió perdón a título personal y habló de religiosos individuales como “numerosos cristianos” que cometieron daño, pero eludió señalar directamente a la Iglesia católica romana, como institución responsable de los actos de sus representantes en Canadá. 

En esto coincidió Marc Miller, Ministro canadiense de Relaciones de la Corona con los Autóctonos. Miller declaró que el Papa Francisco no mencionó el abuso sexual en su disculpa a los pueblos indígenas de todo el país y no se disculpó en nombre de la Iglesia como “institución”, publicaron La Presse Canadienne y Radio-Canadá.

DEVOLUCIÓN DE TIERRAS Y TESOROS

3) Francisco I no dio respuestas a los reclamos de la devolución de tesoros y artefactos a sus dueños autóctonos en poder de El Vaticano ni del retorno de las tierras ancestrales arrebatadas por representantes de la Iglesia a las naciones originales.

COMPENSACIONES A VÍCTIMAS

4) Tampoco habló de la compensación por 25 millones de dólares que se prometió a las víctimas sobrevivientes o a sus descendientes, suma de la cual,  denunció la Asamblea de las Primeras Naciones, casi 5 millones los tienen guardados, por ahí,  las arquidiócesis católicas canadienses, desde 2015, sin repartir.

Hace casi un año, la Conferencia Canadiense de Obispos Católicos  anunció que destinaría 30 millones de dólares durante cinco años, a iniciativas relacionadas con la reconciliación, recordó el diario Le Devoir.

Antes de la llegada del Papa, según este mismo rotativo, los obispos informaron que las diócesis habían contribuido con $4.6 millones al esfuerzo hasta el momento.

Pero lo que no se dijo, es que una compañía aseguradora pagó a la Iglesia católica en Canadá casi 2 millones de dólares, en 2019, a una diócesis de Nueva Brunswick, por los gastos de indemnización a 50 demandas de abuso sexual de sus sacerdotes, muchos de ellos contra niños indígenas, según una nota de Radio-Canadá

Esa suma, las autoridades eclesiásticas canadienses no la usaron para seguir reparando el daño a las víctimas autóctonas, sino que, en palabras del reverendo Wesley Wade, un sonriente vicario general de la diócesis de Bathurst Nueva Brunswick, que recibió el dinero, una parte la destinarían para la formación de nuevos sacerdotes. ¿Y el resto?

DOCTRINA DEL DESCUBRIMIENTO

5) De igual manera, este hombre llamado Su Santidad no respondió a las solicitudes, manifestaciones de repudio y exigencia de que aboliera la “doctrina del descubrimiento”, una bula papal o edicto del Vaticano de hace 600 años, con alcance legal internacional hasta nuestros días, renovado por varios Papas.

Según esta doctrina, las principales potencias europeas y colonialistas, entre ellas Francia e Inglaterra, que invadieron lo que hoy es Canadá, tienen el poder y el derecho divino, otorgados por Dios a través del Papa, para reclamar, conquistar y colonizar las tierras descubiertas, sin importar la destrucción de las culturas locales. Todo, en nombre de la evangelización y la civilización.

Esta doctrina justificó a los colonizadores europeos el uso de la fuerza, las armas, la violencia, las masacres y la esclavitud, en nombre de Dios, para despojar de tierras, riquezas y culturas a naciones autóctonas, una doctrina que sigue vigente en Canadá y que adoptaron en Estados Unidos para justificar su colonialismo e imperialismo y que está presente a nivel mundial, con impacto legal actual, pues es un concepto del derecho internacional público.

“La doctrina del descubrimiento es un concepto de derecho internacional público expuesto por la Corte Suprema de los Estados Unidos en una serie de decisiones,  en particular Johnson V. M’Intosh en 1823”, ilustra en un artículo AcademiaLab, sitio especializado en Derecho Internacional.

“La doctrina se ha utilizado principalmente para respaldar decisiones que invalidan o ignoran la posesión aborigen de tierras en favor de gobiernos modernos, como en el caso de 2005 de Sherrill vs. Oneida Nation”, continúa el citado estudio.

“En 1792, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Thomas Jefferson, afirmó que esta “doctrina europea del descubrimiento” era una ley internacional aplicable también al nuevo gobierno de Estados Unidos. La Doctrina y su legado continúan influyendo en el imperialismo estadounidense y el trato a los pueblos indígenas”, fin de la cita.

Esta bula papal vigente, que los autóctonos exigieron a Francisco I rescindir, ha sido la causa justificada de las violaciones de los derechos humanos de las naciones originales en casi todo el mundo.

GENOCIDIO DE AUTÓCTONOS

6) El Papa no usó el término “genocidio” en su visita a Canadá, para referirse a los crímenes y atrocidades contra los autóctonos, pues, dijo, no recordó esa palabra,  pero sí lo hizo abiertamente en el avión que lo condujo de regreso a Roma, el sábado 30, ante los periodistas que lo acompañaron.

“No pronuncié la palabra (en Canadá) porque no me vino a la mente, pero sí describí un genocidio. Y pedí perdón por ese proceso, que fue un genocidio”, aclaró el papa.

“Condené todo ello. Secuestro, cambiar la cultura, cambiar la 

mentalidad, cambiar las tradiciones, cambiar una raza, digamos, toda una cultura. Sí, genocidio es una palabra técnica. No la usé porque no me vino a la mente. Pero lo he descrito, es cierto, es el genocidio”, reiteró ante los medios.

Para muchos indígenas canadienses, el sistema de escuelas residenciales fue una herramienta de genocidio cultural implementado por el gobierno de Canadá con el apoyo de varias instituciones religiosas, principalmente la Iglesia católica

En esa misma rueda de prensa a bordo de la aeronave, Francisco I dejó entrever la posibilidad de renunciar a su cargo, en virtud de su edad, 85 años y de su estado de salud.

DAÑO PSICOLÓGICO Y HERIDAS REABIERTAS

7) Finalmente, algo que no se dijo. Como lo comentamos al principio, esta visita papal no sanó ni cicatrizó. Al contrario, no solucionó nada, causó daño psicológico y reabrió muchas heridas y traumas entre los autóctonos canadienses.

Varias organizaciones de apoyo a la salud mental en Canadá, reportaron  un aumento en las solicitudes de ayuda a las víctimas y a las familias que tienen o tuvieron  sobrevivientes autóctonos de los internados, a raíz de la llegada del Papa Francisco. 

En particular, Servicios Indígenas de Canadá informó que desde el arribo del jerarca católico, la línea telefónica de apoyo de crisis, del gobierno federal, que funciona las 24 horas, ha recibido el doble de llamadas que normalmente maneja, reportó el diario Le Devoir.

Jacques Kurtness, uno de los pocos psicólogos innu en Quebec, consultado por Le Devoir, dijo que la visita del prelado católico y la cobertura mediática, fue “como rascarse una llaga que apenas cicatriza. Seguro que acabará sangrando de nuevo”.

Explicó que recibió más llamadas de miembros de su comunidad en las últimas semanas a raíz de la visita del Papa, la cual ha revivido ciertos recuerdos y despertado traumas.


Enlaces:

https://www.rcinet.ca/es/2019/12/05/abuso-contra-menores-aseguradora-reembolso-gastos-a-iglesia-catolica/

https://academia-lab.com/

lunes, agosto 08, 2022 Canadá
lunes, agosto 08, 2022 Canadá
martes, agosto 02, 2022 Canadá