Otra visión del mundo

Su música trasciende fronteras y generaciones. A todo pulmón se corearon muchas de las canciones más icónicas del grupo en el Teatro Olympia. El público, la gran mayoría inmigrantes de origen latinoamericano, se entregó totalmente


Por Gabriela Casas y Horacio Zamora
Crónica Norte

MONTREAL, 23 noviembre 2023.— Pocas bandas han logrado alcanzar la veneración y devoción que ha provocado la música de Caifanes entre sus seguidores. Música que ha trascendido no sólo generaciones sino también fronteras; notas que en los conciertos se convierten en un vínculo que genera comunidad.  

Los conciertos de Caifanes fuera de México no son simplemente eventos musicales, sino rituales de conexión con las raíces, puentes emocionales que transportan a los asistentes a través del tiempo y el espacio hacia los recuerdos de su juventud. Sin duda, una muestra de esto fue la respuesta del público, la gran mayoría inmigrantes de origen latinoamericano, que se mostró entregado y emotivo la noche del martes 21 de noviembre en la primera visita de  la icónica banda a la ciudad de Montreal.

Fue una noche de marcada conexión emocional de los asistentes, con la música de Caifanes, con sus letras poéticas y melodías envolventes, que encapsulan la complejidad de la experiencia humana, tocando temas que resuenan profundamente en aquellos que han vivido la dualidad de pertenecer a dos mundos.

A todo pulmón se corearon muchas de las más icónicas piezas del grupo. La música de Caifanes, una combinación perfecta del rock con influencias de la música tradicional mexicana, encapsula la diversidad y la complejidad de la cultura mexicana que cobra vida de manera vibrante, recordando a los asistentes la riqueza de su herencia. La fusión de guitarras eléctricas con instrumentos tradicionales como la jarana o el requinto crea una experiencia sonora única que resonó en el alma de los asistentes. 

Para muchos inmigrantes, la música de Caifanes es más que entretenimiento; es un recordatorio constante de la riqueza y diversidad de la cultura mexicana. En los conciertos, las letras de canciones como La célula que explota o Viento no son simples palabras, son hilos que tejen historias compartidas de amor, pérdida, esperanza y resistencia. En el concierto del maravilloso Teatro Olympia de Montreal, los primeros acordes de Afuera con ritmos prehispánicos que fueron acompañados con la proyección de imágenes de poderosos rostros rodeados de plumas ejecutando danzas prehispánicas en la mayor plaza de México, el Zócalo capitalino encendió a los mexicanos al evocar sus raíces ancestrales. 

La conexión entre Caifanes y los inmigrantes se fortalece aún más cuando se considera el papel de la música como un lazo generacional, momentos en los que familias completas disfrutan un concierto de esta banda son imágenes comunes que la banda comparte en sus redes sociales como grandes momentos que, lo han declarado, valoran.  Los hijos de inmigrantes mexicanos muchas veces han heredado no solo la lengua y las tradiciones, sino también el gusto por la música que marcó la juventud de sus padres. “Crecí escuchando a Caifanes, a mis dos papás les gusta y he pasado por temporadas que no los entendía pero ahora los escucho más y verlos en persona acá en Canadá va a ser especial”, compartió un joven que desde tres horas antes del concierto hizo fila para conocer a los ídolos de sus padres. La música de Caifanes se convierte en un puente que une a las generaciones, creando un lazo emocional que trasciende las barreras del tiempo y la distancia.

Saúl Hernández envió un saludo a la comunidad colombiana que asistió a L’Olympia, conocedor de la popularidad que la banda ha tenido desde sus primeros álbumes y giras. La experiencia de un concierto de Caifanes, como el que se vivió en Montreal, va más allá de la simple asistencia a un evento musical, es un acto de afirmación cultural, un recordatorio de que, a pesar de la distancia geográfica, la música tiene el poder de unir a las comunidades y preservar la identidad en un contexto de cambio constante.

“Son unos valientes raza, por decidir estar aquí” dijo Saúl Hernández como un reconocimiento al público. En un país donde la integración puede ser un desafío, la música se convierte en un espacio compartido donde los inmigrantes se sienten, conectan, se reconocen. Los conciertos de Caifanes son encuentros comunitarios, momentos en los que la soledad y el desarraigo se disuelven en la comunión de la música y la conexión compartida con la tierra natal.

Antes de que nos olviden fue una de las canciones más coreadas “Haremos historia, no andaremos de rodillas…” fue una frase que pudo sonar a promesa a compromiso. Así es la música de Caifanes, llena de significados, de intenciones que toman todavía más significado con frases como la que expresó Saúl recordando el libro de Simbad el Marino: “Tú puedes recorrer todo el mundo, los siete mares, los continentes y puedes quedarte a vivir dónde sea pero donde naciste, ahí pertenece tu alma”. Así será para muchos, no importa el tiempo que pasemos lejos, siempre buscaremos y transitaremos por los puentes con los que la música nos conecta a nuestras raíces.

lunes, febrero 19, 2024 Canadá
lunes, febrero 19, 2024 Canadá
lunes, febrero 12, 2024 Canadá