Otra visión del mundo

Durante una conferencia de prensa declaró: “Ningún país, bajo ninguna circunstancia, puede desplegar armas nucleares en suelo extranjero”, pero olvidó que EU tiene armas nucleares en Europa


Rubichelo Monde
Crónica Norte

MONTREAL, 9 abril 2023.— Penosa, muy penosa la actuación de Emmanuel Macron quien se quitó el traje de presidente de Francia y se puso el mandil de sirviente de Estados Unidos durante su visita a China el pasado miércoles 5 de abril. Según él, viajó a Pekín para presionar al mandarín Xi Jinping para que convenciera al presidente ruso, Vladímir Putin, de que ha llegado la hora de poner fin a la operación militar en Ucrania. Jajaja, Macron no presiona nada ni a nadie, ni el botón del ascensor, y está muy lejos de ser un hombre de estatura política.

Durante una conferencia de prensa, se quitó la máscara, y declaró: “Ningún país, bajo ninguna circunstancia, puede desplegar armas nucleares en suelo extranjero” en referencia al anuncio de Rusia del despliegue de misiles con capacidad nuclear en Bielorrusia. Durante su declaración puso cara de malo con la esperanza de que lo viera el presidente Joe Biden.

Bromas aparte, la sociedad europea aún espera el nacimiento de un líder que le diga a Estados Unidos exactamente lo mismo que dijo Macron. Pero mientras, cómo se le fue a olvidar a Macron que Estados Unidos tiene desplegadas armas nucleares en Europa. Específicamente en Bélgica, Alemania, Italia, Países Bajos y Turquía.

Macron es pequeñito a lado de Xi Jinping, quien con maestría fue bateando una por una las propuestas del dirigente galo, por ejemplo: Al intentar que China cambie su postura sobre el conflicto ruso-ucraniano, el líder chino respondió con una sonrisa y dijo que “todas las partes tienen preocupaciones razonables”.

Cuando Macron manifestó sus preocupación sobre una posible entrega de armas chinas a Rusia, el líder chino respondió con otra sonrisa y agregó que esa “guerra no es suya”.

Y cuando Macron también pidió a Xi que condenara la agresión de Rusia contra Ucrania. El mandarín lució otra sonrisa y jamás pronunció la palabra Rusia.

Desconcertado, Macron no sabía si las sonrisas de Xi Jinping eran de cortesía o de burla. En fin que no logró mover un ápice la postura china. Su ego le impide ver los movimientos sutiles de los embajadores chinos. Por ejemplo, días antes del encuentro entre Macron y Xi Jinping, China fijó postura. De manera discreta y sin aspavientos, la diplomacia china dejó de apoyar a Japón en su disputa de este país con Rusia sobre las islas Kuriles y adoptó una neutralidad que dice demasiado y que Tokio lamenta mucho.

Con esta gira Macron demostró ser una caricatura. Por eso cada vez que el presidente francés hable de democracia, libertad y derechos humanos, el mundo cantará, recordando a un autor mexicano,  “miénteme más, que me hace tu maldad, feliz”.

lunes, abril 08, 2024 Canadá
lunes, abril 08, 2024 Canadá
lunes, abril 08, 2024 Canadá