Otra visión del mundo

Temen que el brote se expanda como ocurrió en Ontario. Contrario a lo que declaran las empresas, “la situación es inquietante”, afirman trabajadores agrícolas temporales. Campos quedan sin mano de obra; cae la producción


Reportaje de Karla Meza

Establecida en Canadá desde 1995, Karla Meza es licenciada en administración de empresas del Tecnológico de Monterrey en México y diplomada en periodismo e investigación de la Universidad de Montreal. Como periodista independiente, Karla se interesa en las cuestiones relacionadas con la migración forzosa y los desafíos de las comunidades marginadas tanto en el ámbito local como internacional.

Productora del documental “Desarraigados por la guerra” en 2019 acerca de la situación de los refugiados sirios en el Líbano. Asimismo realizó un informe videográfico sobre la resiliencia de las mujeres totoperas en el Istmo de Tehuantepec y se encuentra en vías de concluir un nuevo documental acerca del impacto de la separación de los trabajadores agrícolas temporales mexicanos y guatemaltecos de sus familias.

MONTREAL, 20 junio 2020.— Más allá del brote notificado en la empresa Vegpro International en la región de Montérégie a fines de mayo, el covid-19 se ha abierto camino en al menos cinco granjas en la provincia de Quebec, según fuentes oficiales. La situación siembra una gran preocupación entre los trabajadores agrícolas y los gobiernos de México y Guatemala, temiendo un brote como el que se ha registrado en varias granjas del suroeste de la provincia de Ontario, que ha causado la muerte de dos jóvenes trabajadores mexicanos.  

“No me atrevo a contarle a mi familia en Guatemala lo que está pasando en la granja donde trabajo”, nos confió Ramiro* pocos días antes de que la noticia del brote en la granja Vegpro Internacional donde trabaja desde hace cinco años se hiciera pública en los medios de comunicación de Quebec el pasado 10 de junio. 

Los dos primeros casos de covid-19 en esta granja aparecieron a finales de mayo, resultando en 18 trabajadores guatemaltecos infectados y cerca de 50 trabajadores puestos en cuarentena preventiva. “No quiero preocupar a mi familia, pero la situación es inquietante y necesito hablar con alguien de ello. Venimos con gusto a trabajar aquí a Canadá, pero corremos un gran riesgo en estos momentos”.

Según el testimonio de Ramiro*, los dos primeros trabajadores de la empresa que dieron positivo al covid-19 provienen del exterior de la granja y no forman parte del Programa de Trabajadores Extranjeros Temporales (PTET) de Guatemala, contrariamente a lo declarado por la dirección de la empresa a los medios locales la semana pasada. Esta versión fue corroborada por una docena de trabajadores de la empresa quienes contactaron al coordinador de la Red de Ayuda a los Trabajadoras y Trabajadores Migrantes Agrícolas de Quebec (RATTMAQ), Michel Pilon, quien ha seguido de cerca la situación.

“Una docena de empleados de la empresa se ha comunicado con nosotros por medio de la línea telefónica en español sin costo que hemos puesto en servicio exclusivamente para su asistencia desde el inicio de la pandemia”, declaró Michel Pilon. 

El coordinador de la Red nos informó que, debido a la discrepancia entre la declaración de la dirección de la empresa a los medios de comunicación y el testimonio de los trabajadores, la Dirección de Salud Pública y la Comisión de Normas y Salud y Seguridad en el Trabajo han abierto una investigación.

“La RATTMAQ ha distribuido folletos explicativos en español a todos los trabajadores agrícolas temporales que han ingresado a la provincia por el aeropuerto de Montreal desde mediados de abril, acerca de las precauciones que deben tomar por la covid-19 y sus derechos durante la cuarentena. Las llamadas de los trabajadores son tratadas de manera anónima”.

Reacción del consulado general de Guatemala en Montreal

“Hemos estado al pendiente de nuestros trabajadores desde el inicio del brote, declaró por su parte la cónsul general de Guatemala en Montreal, Guisela Godinez Sazo. Tenemos confirmación de que 16 de ellos ya han sido reintegrados a sus trabajos y los dos últimos serán reintegrados a finales de esta semana”.

Durante la pandemia, el consulado ha tenido que modificar su protocolo de respuesta para evitar visitas de personas ajenas a las granjas. “Se ha establecido un sistema de teleconferencia para poder mantener una comunicación directa con los empleadores, ya que es importante asegurarnos de que nuestros trabajadores reciban los cuidados preventivos necesarios durante la cuarentena, afirmó la cónsul general. La situación es preocupante y en cualquier momento puede producirse un mayor contagio a pesar de las medidas preventivas”.

Se estima que actualmente entre 3,000 y 4,000 trabajadores guatemaltecos se encuentran en territorio quebequense. “Es difícil precisar el número exacto, debido a que un gran número de trabajadores se encontraba ya en la provincia antes de la pandemia bajo un contrato de dos años, precisó la cónsul. Por otro lado, debido al reclutamiento privado por parte de las granjas “es difícil dar seguimiento y mantener contacto con cada uno de los trabajadores guatemaltecos”.

Reacción del consulado general de México en Montreal

Tan pronto como fue informado del brote de covid-19 en la empresa Vegpro International el 9 de junio pasado, el consulado general de México en Montreal tomó las medidas necesarias para verificar si algún ciudadano mexicano se encontraba entre los trabajadores contagiados. Ningún trabajador mexicano fue reportado contagiado en esta empresa. 

Sin embargo, previamente al brote reportado en Vegpro, el covid-19 se había abierto camino en al menos otras cinco granjas en diferentes regiones de la provincia, en las cuales 21 trabajadores mexicanos del Programa bilateral de Trabajadores Agrícolas Temporales (PTAT) se reportaron infectados durante el mes de mayo.  

Dos casos fueron reportados en la región de Montérégie, 16 en la región de Chaudière-Appalaches y uno en la región de la Costa Norte.

“Desde un inicio, el gobierno mexicano puso un freno a la llegada de trabajadores hasta que no se garantizaran las condiciones adecuadas de seguridad médica y laboral para los trabajadores”, afirma el cónsul general de México en Montreal, Alejandro Estivill Castro. “Se llevó a cabo una negociación muy compleja durante los meses de marzo y abril, ya que para nosotros era indispensable que se estableciera un protocolo adecuado para la cuarentena de los trabajadores y que se garantizara su remuneración”.  

El cónsul general señala que este año quedó evidente ante todos los interlocutores la importancia de la mano de obra mexicana para los empleadores canadienses. “Ha quedado muy claro que México participa en un acto de cooperación y buena voluntad hacia un país amigo, declara el cónsul general. Sin embargo, el PTAT nos permite sancionar directamente a las granjas que no cumplan con las exigencias de protección sanitaria o en materia de derechos laborales, negándoles acceso a los trabajadores”.

Dada la existencia de diversos programas para la contratación de trabajadores agrícolas, entre ellos el PTAT, el PTET y la contratación independiente por parte de los productores agrícolas, el consulado no es informado sistemáticamente de todos los trabajadores mexicanos en suelo quebequense.

Perder 100 % de la fuerza de trabajo 

Aproximadamente 10,000 trabajadores mexicanos llegan a trabajar cada temporada a la provincia de Quebec. Este año solamente alrededor de 70% ha podido obtener su permiso de trabajo hasta el momento. 

Debido a la falta de mano de obra, la situación es crítica para muchos de los productores agrícolas. Hemos obtenido testimonio de dos de ellos que se vieron privados del 100 % de sus trabajadores temporales debido al brote de coronavirus. 

Caroline Dion, cultivadora de papas, fresas, frambuesas y arándanos en Saint-Charles-de-Bellechasse, contrata a 10 trabajadores agrícolas temporales mexicanos cada año. Sin embargo, sólo cuatro de ellos pudieron obtener un permiso de trabajo en México para esta temporada. “Tan solo tres días después de haber concluido la cuarentena inicial a principios de mayo, uno de mis cuatro trabajadores comenzó a tener síntomas y dio positivo a la prueba de covid-19”, declaró la señora. Dion.

La Dirección de la Salud Pública ordenó entonces que el resto de los trabajadores fueran puestos en cuarentena preventiva, habiendo estado en contacto con el trabajador infectado. “Perdí 100% de mi fuerza de trabajo durante un mes debido a la segunda cuarentena. Toda mi familia tuvo que venir a ayudar para poder reemplazar a los cuatro trabajadores. El brote afectó terriblemente la productividad de la granja además de habernos causado un estrés enorme”.

¡No fue uno, fueron todos! 

Exclama Rénald Gilbert, productor de pinos de Navidad en Saint-Clotilde-de-Beauce, quien lamenta el retraso en sus operaciones debido a la covid-19. 

“Dos días después de salir de la contención, uno de mis trabajadores mexicanos empezó a tener fiebre”, explica el señor Gilbert. Contactamos al centro de salud local y nos dijeron que teníamos que esperar 48 horas antes de poder hacer una prueba. Pocos días después, los 15 trabajadores mexicanos que se encuentran actualmente trabajando en la granja dieron positivo. “En un abrir y cerrar de ojos se desató el contagio”.

El señor Gilbert denuncia una falta de responsabilidad por parte de la dirección de Salud Pública: “Considero que deberían haber actuado en cuanto hubo el primer indicio de covid-19 en mi establecimiento”. 

El propietario de la granja no se explica cómo pudo ser infectado el primer trabajador, asegurando que el grupo se encontraba en contención en una antigua residencia para personas de la tercera edad durante los primeros 14 días de su llegada al país. “Hasta ahora ha llegado solamente la mitad de los trabajadores, así que contamos con el espacio suficiente para asignar una habitación a cada trabajador. Una sola persona de la empresa tuvo contacto con los trabajadores durante la cuarentena, siendo responsable de la compra y la entrega de los víveres a los trabajadores”. 



Suspensión temporal del PTAT 

Rénald Gilbert esperaba la llegada de otros 18 trabajadores mexicanos en las próximas semanas, sin embargo, tras la aparición de cientos de casos en varias granjas en el suroeste de la provincia de Ontario y el fallecimiento de los trabajadores mexicanos Bonifacio Eugenio Romero y Rogelio Muñoz Santos, México decidió suspender temporalmente el envío de trabajadores agrícolas a Canadá para determinar las circunstancias que rodean las condiciones de seguridad en las granjas canadienses. 

El gobierno mexicano revisa en este momento las políticas y protocolos de salud establecidos en las granjas, antes de permitir la reanudación del flujo de trabajadores.

Por su parte, la cónsul general de Guatemala en Montreal Guisela Godinez Sazo afirma que no hay ninguna instrucción actualmente por parte de las autoridades guatemaltecas con respecto a la suspensión del flujo de trabajadores hacia Canadá. 

Desigualdad de derechos para los trabajadores extranjeros

“En medio de la pandemia, los trabajadores agrícolas vienen a trabajar en detrimento de sus familias y de sus vidas para que podamos nosotros tener alimento, sostiene Viviana Medina, coordinadora del Centro de Trabajadores Inmigrantes (CTI) de Montreal. El covid-19 ha dejado claro que el sistema no funciona, ha dejado al descubierto la ineficacia de las políticas de protección del Estado y de las instituciones a cargo de supervisar que se apliquen las leyes para garantizar las condiciones laborales y de seguridad de los trabajadores”.

La coordinadora del centro de ayuda a trabajadores inmigrantes señala que la desigualdad entre los derechos de los residentes y ciudadanos canadienses y los trabajadores temporales crea condiciones propicias para la explotación y el abuso por parte de los empleadores.

“Canadá depende de la mano de obra extranjera, pero se rehúsa a otorgarle la oportunidad a los trabajadores de instalarse en el país de manera permanente con sus familias y llevar una vida digna. Los gobiernos no pueden seguir ignorando la realidad de los trabajadores extranjeros, tanto en el sector agrícola como en otras industrias donde miles de inmigrantes se encuentran vulnerables ejerciendo empleos precarios y hasta peligrosos. Es una cuestión de derechos humanos”.

Para compensar la escasez de mano de obra en el sector agrícola, la cual fue agravada por las restricciones impuestas por los gobiernos mexicano y guatemalteco para el envío de los trabajadores temporales extranjeros durante la pandemia, el gobierno de Quebec puso en marcha a fines de marzo un programa para incitar a los residentes y ciudadanos canadienses sin empleo a trabajar en el campo de abril a octubre.

Este programa ofrece a los solicitantes un bono de $100 semanales que se agregan a la compensación financiera que reciben actualmente ya sea por medio del seguro de desempleo o por parte del programa temporal de ayuda de emergencia implantado por el gobierno federal desde el inicio de la pandemia. Al inicio, el programa tenía como objetivo el reclutamiento de 8,500 trabajadores locales, sin embargo, hasta el día de hoy se ha alcanzado aproximadamente 50% del objetivo.

“El problema es que debido a que muchas de las granjas contratan trabajadores locales en estos momentos, se encuentran mezclados con los trabajadores temporales, dice Viviana Medina. Muchos de los trabajadores locales vienen de lugares en Montreal en donde se encuentran los principales focos de infección, puede ser entonces que sean quienes estén llevando el covid-19 a las granjas. Habiendo una mezcla de estos trabajadores con trabajadores extranjeros temporales en las granjas, es normal que no se sepa de dónde viene el virus”.



Los trabajadores agrícolas preocupados por el contagio

El brote de covid-19 siembra una gran preocupación entre los trabajadores agrícolas temporales en las granjas de Quebec.

Mario V., trabajador guatemalteco de 35 años, primera temporada de trabajo:

“Venimos aquí a trabajar para poder ayudar a nuestras familias, arriesgando nuestras vidas. No sabemos qué pasaría con nosotros si llegáramos a contagiarnos. Si nos prestarán servicio médico adecuado o si simplemente nos confinarán a estar en cuarentena en nuestras habitaciones. Si nos llegamos a contagiar, no sabemos si nos recuperaremos o si moriremos lejos de nuestras familias. Espero que todo salga bien”.


Carlos D., trabajador mexicano de 31 años, novena temporada de trabajo:

“Me siento angustiado por lo que está pasando. Escuchamos en las noticias que los contagios van en aumento y no sabemos realmente qué hacer. Salimos de casa únicamente para ir a trabajar a la granja y una vez por semana para comprar nuestra comida. Es difícil estar lejos de la familia y sobre todo este año, pero la mejor manera en que los puedo apoyar es económicamente. Venimos aquí a trabajar por necesidad”.


Pablo N., trabajador guatemalteco de 53 años, decimosexta temporada de trabajo:

“Mi esposa y mis hijos se quedan tristes cuando vengo, pero si no lo hago, empeoraría su calidad de vida. Al menos desde aquí puedo mandarles dinero para solventar sus necesidades. La necesidad nos hace arriesgarnos. Solo espero que la enfermedad no llegue ni a esta granja ni a mi casa en Guatemala y que al final de la temporada pueda volver a verlos”.


Mynor O., trabajador guatemalteco de 25 años, segunda temporada de trabajo:

“La situación de la pandemia es preocupante, pero este trabajo es la única fuente de ingreso que tenemos mi padre y yo, así que debemos afrontarla. Mi madre se quedó triste y preocupada por nosotros, pero estamos siguiendo las instrucciones de distanciación que nos han dado y evitamos el contacto con personas que no estén en la granja”.


*Se ha utilizado un nombre ficticio con la finalidad de proteger al trabajador de posibles represalias.


0 comments

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

lunes, marzo 01, 2021 admin Canadá No comments
lunes, febrero 22, 2021 admin Canadá No comments
lunes, febrero 22, 2021 admin Canadá No comments